Gestión de Empresas Agropecuarias | Mayor tecnología, la estrategia para obtener trigos de calidad
108
post-template-default,single,single-post,postid-108,single-format-standard,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,

Blog

Posted by mcusmai in Sin categoría

Mayor tecnología, la estrategia para obtener trigos de calidad

El trigo 2016/2017 muestra sus cartas y el productor va orejeando las suyas. De ambos lados, los naipes son fuertes y la partida se anticipa como pareja. El cultivo arranca el ciclo ofreciendo el mejor panorama económico de los últimos años (sin retenciones ni restricciones comerciales) y condiciones de humedad óptimas para la implantación; mientras tanto, el productor busca empardar la apuesta con una mayor intención de siembra y la utilización de un paquete tecnológico superior al de campañas anteriores. Mientras la gramínea de invierno va definiendo su jugada, la soja espera su turno para volver a hacer pareja con el trigo dentro de la secuencia agrícola.

Más allá de las expectativas iniciales, un buen resultado al final de la partida va a requerir de una planificación eficiente. Para ello, el coordinador del área de mejoramiento genético vegetal del Inta Marcos Juárez, Jorge Fraschina, actualizará la información triguera durante la primera Agrojornada 2016. Organizada por el Grupo Agrovoz (La Voz del Interior y Agroverdad), con el apoyo institucional de la Bolsa de Cereales de Córdoba, en el año de su Cincuentenario, el encuentro tendrá lugar el próximo miércoles 30 de marzo, en el Dinosaurio Mall de la ciudad de Córdoba.

“La idea será transferir a los productores del centro norte de Córdoba las recomendaciones para que el trigo y luego los cultivos que lo sucedan, ya sea soja o maíz, aprovechen las condiciones de humedad que se presentan en esta campaña”, adelantó Fraschina a La Voz del Campo, sobre el contenido de su presentación.

Si bien será difícil que el próximo invierno muestre lluvias como en la campaña pasada, cuando en agosto se registraron algunos aportes de importancia, la recarga que muestra el perfil y la posibilidad de seguir colectando más milímetros entre abril y mayo es el mejor preámbulo para el arranque de la campaña.

¿Y los nutrientes?

Garantizada la disponibilidad de humedad, el paso siguiente para el productor será conocer cuáles son los requerimientos de nutrientes que demandará el doble cultivo.

“Las deficiencias están generalizadas desde el punto de vista de la oferta de nitrógeno, pero también hay una gran superficie agrícola en la provincia con deficiencias de fósforo y en la medida que también el nivel de materia orgánica se ha reducido, el azufre es una limitante bajo algunas condiciones”, aclaró el especialista en trigo del Inta Marcos Juárez.

La oferta nutricional reflejada en el análisis de suelo debe ser ajustada con una eficiente estrategia de fertilización. La recomendación es incorporar el nitrógeno (sea en grano o líquido) al momento de la siembra. Si no se puede hacer durante la implantación, el suministro hay que hacerlo antes de la siembra, con la intención de que una lluvia lo incorpore al perfil.

Para que un lote de trigo pueda rendir tres mil kilos por hectárea, por ejemplo, necesita tener a su disposición 90 partes por millón de nitrógeno. Se trata de un umbral nutricional necesario para que el rendimiento sea acompañado por un porcentaje adecuado de proteína.

En la última campaña, precisamente, la calidad triguera no fue la mejor. “Fue debido a multifactores”, aclaró Fraschina. Si bien la baja disponibilidad de nitrógeno fue la principal variable que incidió en la formación de proteína, la ocurrencia de otros factores durante el ciclo anterior también contribuyó a que la calidad triguera no fuera la requerida por los molinos.

“Las lluvias de agosto hicieron que se lavaran los nutrientes en el perfil, además del uso de variedades muy susceptibles a enfermedades que afectaron el llenado de grano. En la zona núcleo hubo un llenado de grano muy desfavorable, por temperaturas más bajas que, por lo general, tienden a fijar más almidón que proteína”, destacó Fraschina.

La utilización de mejor tecnología, a partir de un paquete de insumos que incluya variedades menos susceptibles a enfermedades, una adecuada reposición de nutrientes y una óptima fecha de siembra, resulta clave para equilibrar el rendimiento con la calidad triguera, sostiene el técnico de la experimental en Marcos Juárez.

En la elección de la variedad no solo debe pesar su potencial productivo sino que también debe tenerse en cuenta su sanidad. Según observó Fraschina, en la última campaña se registró la aparición de enfermedades como la roya del tallo, de difícil control. “No todos los sistema de producción pueden afrontar un mayor costo en la aplicación de fungicidas, como ocurrió en la campaña pasada con hasta dos tratamientos en la zona núcleo”, precisó el especialista.

Las fechas tempranas suelen ser, por lo general, el momento elegido para el arranque de la siembra. La buena disponibilidad de agua que hay en la presente campaña abona esta estrategia. Aunque el interrogante que plantean las lluvias durante el otoño podría hacer rever este planteo, en especial en el sudeste y sur de la provincia. “Hay que analizar las fechas de siembra en conjunto con las variedades y los ciclos para que el trigo no ocupe demasiado tiempo en los lotes y dificulte el ingreso del otro cultivo en la secuencia”, aclaró Fraschina.

Escaparle con el comienzo de la espigazón de los lotes a las heladas tardías es parte del manejo, en especial en la zona núcleo y el sur de la provincia.

En el sudeste, y según las recomendaciones del técnico del Inta, lo ideal es que el trigo espigue durante los primeros días de la primavera, alrededor del 1º de octubre. Más hacia el sur, el plazo se puede extender hasta el día 5.

 

 

Fuente:AgroVoz

Ingresar un comentario

happy wheels